Johana Mamani - quinua Maqam

Productoras de quinua y miel del desierto se abren paso ante emergencia sanitaria en Tarapacá

El complejo escenario que enfrentamos por el coronavirus ha hecho que muchos agricultores deban replantear sus rutinas de venta debido a las restricciones existentes. Esto, sumado a los cuidados personales y para la entrega de los productos, ha sido un gran desafío.

Ante esta nueva realidad, quisimos conocer en qué están los usuarios de INDAP Tarapacá, que cada semana abastecen, desde sus respectivos rubros, las mesas nortinas, enfrentando las restricciones que impone la crisis sanitaria y las cuarentenas que viven las comunas de Iquique y Alto Hospicio, donde comercializan sus productos.

El grano ancestral

La joven agricultora Johana Mamani (34), casada y madre de cuatro hijos, oriunda de la localidad de Escapiña, en la comuna de Colchane, produce quinua para cazuela, para granear, como sémola, harina tortada, cereales y recientemente como “café”, en pan amasado y alfajores, con su marca Maqam. Todo esto lo vende en ferias que se realizan en Iquique y, ante la ausencia de estos espacios, lo hace a través del Mercado Campesino Online de INDAP.

Hoy está trasladando sus productos a Alto Hospicio, donde reside, para envasarlos y programar sus ventas. “En el Mercado Campesino de abril íbamos a lanzar oficialmente nuestro “café” de quinua, de buenas propiedades y sin cafeína, pero debimos dejarlo pendiente. Con la emergencia sanitaria se nos presentaron dificultades para recibir los envases. Ahora nos estamos enfocando en tener un stock a largo plazo. Mantenemos contacto con nuestros clientes y vamos a dejar los pedidos que nos hacen desde Iquique, con pagos mediante transferencia”, cuenta.

Quinua Maqam

La quinua es un grano de gran tradición en su consumo y producción en la zona altiplánica , además de estar presente en la herencia cultural de muchas familias aymara, como en el caso de Johana: “Mis hijos ya están aprendiendo. Son pequeños, pero de a poco les hemos ido enseñando sobre la quinua y su elaboración, que nos ha acompañado desde siempre como familia”, dice.

Miel de la pampa

A 80 kilómetros al sureste de donde reside Johana, en la localidad de La Huayca, comuna de Pozo Almonte, vive María Jofré Caqueo, quien lleva dos años como apicultora, tiempo en el cual ha debido ingeniárselas para adaptar esta actividad a esa desértica zona de la Pampa del Tamarugal. Ahí instaló su emprendimiento Apimiel y su hogar, tras dejar Iquique junto a su marido.

Madre de cuatro hijos ya criados y educados -como comenta-, María decidió al término de su vida laboral irse a la pampa “y partir con mis cuatro colmenas en pleno desierto, con una sensación de desafío y esperanza de hacer algo bueno y ver frutos con el tiempo”.

María Jofré - Apimiel

Relata que “al principio la idea de hacer apicultura en el desierto sonaba poco creíble, pero comencé a informarme y con la asesoría de los profesionales del Programa de Desarrollo Territorial Indígena (PDTI) de INDAP en Pozo Almonte mi proyecto fue tomando fuerza. Conocieron mi predio y vieron su particularidad. A diferencia de los apicultores en Pica, mi trabajo es esencialmente con plantas medicinales en vez de árboles frutales, lo que lo hace diferente en la ambientación y alimentación de las abejas”.

Cuenta que debido a la contingencia viaja a Iquique solo a entregar pedidos, para lo cual toma las medidas sanitarias correspondientes. “Mis caseros agradecen que les lleve miel, polen y propóleo, ya que gran parte de ellos se preocupa de comer bien y llevar una vida saludable”, dice. Además tiene tinturas madre de melisa, valeriana, romero y eucalipto, y aceites esenciales de lavanda y romero, todos productos que está promoviendo a través del Mercado Campesino Online de INDAP.

Colmenas Apimiel

Autor: Gustavo Leal - Tarapacá

Fecha: 28/05/2020 4:00:00

compartir
​________________________________________
.
 

Síguenos

 

Síguenos

Flickr

Youtube

instagram

Vimeo