Introducción Programa de Agricultura Sustentable

Antecedentes

INDAP es una institución que promueve el desarrollo agrícola y pecuario de la agricultura familiar. Este desarrollo se basa en el uso y mejoramiento de los recursos productivos existentes, en  generar un acceso sostenido al financiamiento y en la incorporación de tecnologías y habilidades que buscan aumentar la productividad y generar espacios para la comercialización, buscando sostener así los negocios agropecuarios de las familias campesinas. En definitiva,  a través del fomento productivo, INDAP contribuye al desarrollo y mejoramiento de la calidad de vida de más de 150 mil personas.

Agricultura y medioambiente

Todas estas acciones buscan “sostener” a los agricultores en los espacios rurales en los que viven y/o trabajan, sin embargo, parte importante de las acciones en las que INDAP tiene responsabilidad, también generan cierta transformación de los territorios y una presión en los recursos naturales, los cuales se transforman en “bienes” escasos y, por consiguiente, muy preciados para sostener esta labor.

La agricultura interactúa en forma permanente con el medio ambiente y, por definición, lo artificializa para dirigirlo hacia la producción de bienes para el ser humano. De esta manera, un análisis de la situación de la agricultura frente al medio ambiente se puede realizar desde dos miradas: el uso sustentable de los recursos base de la producción agropecuaria, y las externalidades de la producción. En esa lógica, la agricultura es a la vez receptora de impactos ambientales, cuando otra actividad daña los recursos usados en la producción sectorial; y emisora de impactos, cuando los sistemas agropecuarios dañan el entorno.

La producción agropecuaria puede generar transformaciones importantes en el medio ambiente: en algunos casos son fuente de contaminación del agua por nitratos, fosfatos y plaguicidas. La actividad es una fuente emisora de gases responsables del efecto invernadero, metano y óxido nitroso, y contribuye en gran medida a otros tipos de contaminación del aire y del agua. Determinados métodos agrícolas y forestales son la principal causa de la pérdida de biodiversidad del mundo. Los costos externos globales de estos sectores pueden ser considerables. A ello, debemos sumar la competencia por el agua que en gran medida es utilizada por la actividad minera y otros procesos industriales.

En la actualidad las políticas ambientales en los países desarrollados y en desarrollo buscan que los proyectos de inversión sean concebidos con un enfoque de sustentabilidad. Desde esa mirada, en un proyecto agrícola habría que partir resolviendo localización, tamaño y tecnología, y desde ahí levantar el proyecto a la escala conveniente y con la logística más adecuada. La agricultura en general, y en particular la Agricultura Familiar Campesina, son proyectos en marcha, con localización, tamaño y elementos generales de tecnología ya definidos; de ahí la dificultad de definir la mirada ambiental desde una lógica sistémica e integral, más allá de que pueda ser la mirada a largo plazo de una parte de las explotaciones.

A su vez, en el actual escenario de cambio climático, la agricultura requiere de un proceso de fortalecimiento para enfrentar los retos que impone este fenómeno y la demanda creciente de alimentos. La mayor incertidumbre sobre el comportamiento climático repercute en un aumento de las dificultades para la planificación de las actividades agrícolas. La adaptación[1] de los sistemas alimentarios al cambio climático es esencial para fomentar la seguridad alimentaria, la mitigación de la pobreza y la gestión sostenible y conservación de los recursos naturales.

El cuidado del medioambiente, un lineamiento estratégico de INDAP

En el contexto señalado, INDAP ha definido como uno de sus cinco Lineamientos Estratégicos para el periodo 2014 - 2018 “…El cuidado del medioambiente: productividad y sustentabilidad en la estrategia de fomento…”, creando para ello la Unidad Ambiental que tiene como función diseñar, gestionar y coordinar el Programa Agricultura Sustentable de la Institución de acuerdo a las directrices estratégicas definidas.

Directrices estratégicas del Programa Ambiental de INDAP

- Un Programa transversal a la acción de fomento de INDAP

Parte importante de lo que hoy promueven los extensionistas, y/o que ya realizan los usuarios/as, tiene resultados positivos en el medio ambiente, ya sea intencionadamente o como un efecto indirecto en la búsqueda de rentabilidad. Se considera importante sustentar el Programa sobre lo medular que hoy realizan los extensionistas, evitando levantar un instrumento paralelo que compita con la mirada general del fomento que realiza INDAP.

Este enfoque implica una revisión y ajuste permanente de la plataforma de programas y servicios de la Institución, adecuando normas y procedimientos operativos en función de la necesidad de fomentar la incorporación gradual de nuevas prácticas y manejos sustentables en los sistemas productivos de la AFC usuaria de INDAP, lo que parece mucho más adaptable por parte de las explotaciones.

- Prácticas sustentables versus sistemas sustentables

Siguiendo la misma lógica de transversalidad, se trata de no generar paquetes tecnológicos “sustentables” de manera paralela, ni menos aún seleccionar “rubros” mejores que otros en este sentido, sino que la idea es subrayar las inversiones y recomendaciones técnicas (prácticas dentro de los paquetes tecnológicos) que se consideran relevantes, y desde ahí ir priorizando y levantando el estándar de sustentabilidad de la AFC.

En una mirada de largo plazo podrán optar algunas explotaciones por lo integral: agricultura orgánica, agroecología, territorios SIPAN u otras, pero en el corto y mediano plazo se considera mucho más relevante para el medio ambiente, por ejemplo, disminuir en 30% la quema de rastrojo o duplicar el uso de energías renovables versus apostar por aumentar el número de explotaciones orgánicas en un 2%.

Lo más relevante y al mismo tiempo delicado, será cómo resaltar las Prácticas Sustentables como positivas sin estigmatizar de “malas prácticas” las acciones habituales de los agricultores. Se estima que se debe cuidar ese equilibrio para no caer en la competencia entre las distintas prácticas y polarizar la mirada de los extensionistas y agricultores.

Los objetos prioritarios de protección y uso sustentable

Para seleccionar las prácticas como sustentables, se debe definir previamente los objetos de protección, el elemento al que le estamos dando un trato sustentable con lo que realizamos.

Habría que responder las preguntas: ¿De qué objeto se está haciendo cargo esa práctica sustentable? ¿Protección de qué? ¿Uso sustentable de qué?

Se han seleccionado seis objetos de protección y uso sustentable sobre los que situar las prácticas, que corresponden a los prioritarios desde la mirada ambiental y a la vez a los que conectan la mirada agrícola con la política ambiental en su conjunto.

- Suelo: en tanto recurso natural fundamental para la producción silvoagropecuaria y cuyo nivel de degradación actual a nivel nacional es importante. De acuerdo al Informe del Estado del Medio Ambiente (MMA, 2011), el 64% de los suelos disponibles del país evidencia algún grado de erosión; de esta proporción, los suelos que muestran niveles de erosión mayores, entre moderada y muy severa, alcanzan un 49% del total, abarcando alrededor de 28,5 millones de hectáreas. Considerando suelos de las regiones con superficie silvoagropecuaria importante (desde la IV a la X regiones), un 17,6 % de los suelos presentaría erosión severa o muy severa, y un 15% erosión moderada (CIREN, 2010)

- Agua: también recurso natural crítico para la producción silvoagropecuaria, debe ser considerado desde el punto de vista de su disponibilidad y calidad. En términos de disponibilidad, Chile es un país favorecido al tener una escorrentía media anual de 53.000 mt3/persona/año (una escorrentía media de 2.000 mt3/persona/año corresponde a un umbral de desarrollo sostenible para una sociedad), sin embargo, existe un fuerte desbalance entre la zona norte y sur del país: mientras al norte de la Región Metropolitana este indicador llega a 800 mt3/persona/año, en la zona sur supera los 10.000 mt3/persona/año. En términos de contaminación antropogénica, la información disponible señala que las principales causas son el vertimiento de aguas servidas y residuos líquidos industriales, la actividad agrícola y pecuaria (descarga de plaguicidas y fertilizantes), la actividad minera, entre otras (MMA, 2011).

- Aire: es un recurso natural que puede impactar y ser impactado por la actividad agropecuaria. A nivel micro, la agricultura puede ser afectada por contaminación como lluvia ácida y material particulado. A la vez, las quemas agrícolas impactan la calidad del aire para la población. A nivel global, los cambios de uso del suelo (manejo de la fertilización nitrogenada) y la ganadería (fermentación entérica y purines), contribuyen a la generación de gases efecto invernadero.

- Biodiversidad: la agricultura por definición sustituye ecosistemas naturales desde que existe como actividad, los cuales en la actualidad ya son agroecosistemas. La biodiversidad actualmente puede ser amenazada con el crecimiento de la frontera agropecuaria (sustitución de ecosistemas naturales), y con la emisión de elementos que la afecten, como deriva de plaguicidas y polen que se cruce con especies nativas. La biodiversidad, según la definición vigente en el Convenio y la Ley de Bases, se compone de los estratos ecosistemas, especies y recursos genéticos.

- Energía: si bien no es un componente del medio ambiente, se consideró como objeto de uso sustentable debido a la relevancia que tiene en el calentamiento global y por tanto en la mitigación del cambio climático.

- Salud de las personas: si bien no son recursos naturales, son sujetos en este caso de protección, en tanto consumidoras de productos alimentarios provenientes de la Agricultura Familiar Campesina (AFC) y cuya inocuidad debe ser exigible; y también en tanto trabajadores/as agrícolas, ya sean asalariados o por cuenta propia o familiares, que deben desarrollar una actividad productiva bajo normas mínimas de seguridad laboral que garanticen su salud.

barra
 
 

Síguenos

 

Síguenos

Flickr

Youtube

instagram

Vimeo