Olivia Núñez / Foto Moisés Catrilaf, INDAP

La Abejita de Ránquil: El camino a la innovación de una apicultora heredera de la greda

Tras 18 años como usuaria de distintos programas de INDAP, Olivia Núñez Osorio se ha atrevido a dar pasos decididos en el camino de la innovación. Sabedora de que hay mucha competencia en el rubro de la producción apícola, cree haber dado en el clavo en el difícil arte de diferenciarse, y de llegar a los distintos mercados con productos atractivos y a toda prueba.

Nació en Quinchamalí, hija de una de las artesanas más antiguas y reconocidas en la zona, Olivia Osorio. “Me críe entre gredas” nos cuenta. Pero lo suyo no iba por ahí y con el tiempo, tras terminar la escuela, se casó y trasladó al sector las Rosas, en Ñipas, donde junto a su esposo y dos hijos llevan adelante su negocio apícola: La Abejita de Ránquil.

Su primera capacitación partió en el FOSIS, donde tomó conocimiento de qué se trataba tener un emprendimiento: “También tuve apoyo del SENCE y de SERCOTEC, así como de la Municipalidad de Ranquil. Y hace 18 años soy usuaria de los programas de INDAP", relata. Gracias a este apoyo hoy cuenta con una sala de cosecha, una sala de proceso, maquinaria para la extracción  de la miel, y una sala de atención para el público (proyectos PDI).

Olivia Núñez se ha abierto a nuevas líneas de productos. Primero accedió a una capacitación que ofreció Celulosa Arauco a mujeres emprendedoras, donde aprendió a hacer productos cosméticos a partir de la cera de las abejas.

Pero lo más valioso ha sido el intercambio entre las mismas apicultoras: “Tuve la oportunidad de viajar y conocer a productoras de países vecinos, y una profesora argentina me enseñó cómo hacer la miel saborizada al chocolate; pero yo la mejoré, y hoy tengo además miel a la menta, a la frambuesa, plátano, entre otros sabores, y lejos es lo que mejor se vende”.

IMG_3517OK

La pasada ExpoMundoRural del Biobío fue una de sus exitosas participaciones en grandes ferias, las cuales considera muy útiles para mostrarse a nuevos compradores.

“Pienso hacer crecer el negocio, incursionar en nuevas especialidades. Ya tengo aprobado un proyecto con INDAP para cambiar el vehículo de trabajo, con una parte de aporte propio, ya que hay que estar siempre supervisando y cuidando los apiarios, que se ubican en distintos lugares. La clave está en no quedarse mucho tiempo en lo mismo”, asegura.

Fotos: Moisés Catrilaf / INDAP

Autor: Cecilia Alzamora

Fecha: 15/12/2016 3:00:00

compartir
​________________________________________
.
 

Síguenos

 

Síguenos

Flickr

Youtube

instagram

Vimeo