Ganadores de Mi Raíz y Jóvenes Innovadores

Premiados 17 jóvenes innovadores del campo en concurso “Mi Raíz” promovido por FIA

Biofertilizantes con algas o restos vegetales hogareños, protección de cepas de vinos campesinos, crianza y faena de conejos gigantes, procesados agroecológicos con recolección sustentable y comercio justo, cochayuyo, cabras, árboles nativos, setas, etc. Múltiples ideas y productos protagonizaron este lunes la premiación del concurso “Mi Raíz” a los mejores 17 proyectos de jóvenes rurales innovadores seleccionados en los talleres de capacitación y liderazgo que promueve la Fundación para la Innovación Agraria -FIA- del Ministerio de Agricultura.

La iniciativa es parte de un largo trabajo de este servicio en alianza con otras entidades públicas y privadas como INDAP, Corfo, IF (Ideas Factory) y SociaLab, destinado al fomento a la innovación temprana y que, además de recursos financieros, aporta apoyo en el diseño e implementación de las ideas en las áreas productivas y comercial.

Uno de los salones creativos del Centro de Negocios Santiago Maker Space de IF en Providencia,   fue el escenario inspirador de la ceremonia que, además de los galardonados en la categoría “Mi Raíz” (los que se adjudicaron $5 millones para avanzar en su proyecto), destacó a otra veintena de jóvenes urbanos con propuestas destinadas al mundo rural en la tercera versión de la categoría “Jóvenes Innovadores” (con $15 millones por proyecto).

El Ministro de Agricultura, Carlos Furche, que encabezó el acto, felicitó a los jóvenes y señaló la “obligación biológica” de encontrar mecanismos como éste para integrarlos: “Ningún proceso de este tipo se puede proyectar si no incorpora a sus nuevas generaciones (…) Necesitamos que la energía de los jóvenes esté cada día más presente en el desarrollo de la agricultura chilena”.

El Ministro Furche con jóvenes ganadores

La autoridad destacó otras medidas en el mismo sentido como la beca Semillero Rural, que premia con cursos de capacitación en Nueva Zelanda a estudiantes en egreso de escuelas rurales, o las múltiples instancias de reunión de los jóvenes rurales al alero de INDAP, y compartió que las ideas con soluciones innovadoras deben tener espacios ágiles como éste para su instalación y crecimiento.

“Yo los felicito y los aliento a que sigan en esta vía. Creo fundamental el apoyo de las políticas públicas, pero también la conciencia del sector productivo de que necesita confiar en los jóvenes para generar un proceso virtuoso de innovación”, enfatizó.

La directora ejecutiva de FIA, María José Etchegaray, resaltó que “la invitación es a tener una mirada distinta de nuestro sector y la mirada de los jóvenes es diferente (…) Nos interesa que desde esa mirada podamos volver a mirar el campo y dar un salto cualitativo. Además son jóvenes mucho más conscientes de la importancia del cuidado del medio ambiente, de cómo generamos impacto”.

GALARDONADOS LLAMAN A “ATREVERSE” Y “ACTIVAR LA CHISPA”

La actividad consideró la exposición de dos de los jóvenes que fueron premiados en ambas categorías: Ana Medel, de 18 años y recién egresada de una escuela agrícola de San Carlos, que fue destacada en la categoría “Mi Raíz” con su proyecto “Carne Sana, Humanos Sanos” (para la crianza y faena del conejo gigante de Flandes); y Antonio Cabrerira, en la categoría “Jóvenes Innovadores” con un sistema de monitoreo de plagas de última tecnología.

Ana Medel y Antonio Cabreira

La joven Ana Medel, que avanza con su apuesta con los conejos más grandes del mundo, agradeció el espacio para desarrollar el proyecto, resaltó la acogida del grupo y señaló que uno de sus mayores aprendizajes fue el de volver a levantarse en caso de caer: "Nunca pensé estar aquí, soy muy tímida, menos me creí capaz de hablar y en el taller a la hora ya estábamos todos riendo. A nosotros nos enseñaron que no importa si nos caemos, debemos seguir adelante".

Luis Saavedra (21), originario de Puerto Saavedra, es otro de los premiados de "Mi Raíz". Estudiante de Producción Agropecuaria en Temuco, destacó que su objetivo es dedicarse a la agricultura: “Quiero ser yo la persona que pueda en mi casa instalar huertos agrícolas, arándanos, frutales, invernaderos, y utilizar toda la tecnología posible que ya está disponible”.

Indicó que su proyecto es la Marca BudiBerries para aprovechar como mermelada y otros procesados la riqueza de maqui y murta en esa zona: “Pretendo construir una fábrica y destinar el dinero también para la recolecta . Quiero dar un buen salario a las personas que recogen el maqui, porque no es un proceso fácil, tienen que estar buen tiempo cosechando y también formar cooperativas con ellos”.

Requerido por las oportunidades disponibles comentó que “los jóvenes también debieran acercarse a instituciones para salir adelante. Yo encuentro que está todo muchas veces y solamente falta el empujoncito de ellos, que se motiven, activar la chispa y tirarse, atreverse, el mundo está ahí esperando”. 

David Fuentealba (26), del Sector Capilla Norte de la comuna de El Carmen, también galardonado en esa categoría, relató que su proyecto de emprendimiento es la producción de biofertilizantes “a partir de todo lo que sobra de las cocina en las casas. Estoy en contacto con todas las dueñas de casa especialmente para ir a retirar cáscaras, hojas, frutas. La idea es ahora masificarme y crear un pequeña industria para producción natural, la idea es disminuir el uso de productos químicos”.

Respecto de su participación en la escuela de emprendimientos promovida por FIA indicó que “esta oportunidad ha sido muy buena porque nos da un aliento para llegar salir adelante, para mantenernos en el campo y no irnos. Hay muchos que prefieren irse a la ciudad porque la cosa es más fácil, pero hay mucho trabajo en el campo y se nos está yendo la gente”.

Fresia Painefil, de la comunidad de Yagepulli en la zona del lago Budi, y cuyo padre desarrolla el turismo rural junto a INDAP, trabaja la revalorización del cochayuyo lafkenche: “Mi proyecto tiene relación con el tema de alimentación más natural, estoy trabajando la agroecología, y dar a conocer la importancia cultural y luego el valor nutricional de este producto”.

Fuentealba, Painefil y Saavedra (de izquierda a derecha)

Adaptación al cambio climático, control de plagas y enfermedades, trazabilidad, producción y manejo sustentable, eficiencia hídrica, post-cosecha, agregación de valor y desarrollo de nuevos productos alimentarios y modelos de comercialización, son los temas considerados como línea de trabajo en los proyectos que son parte de “Mi Raíz” y "Jóvenes Innovadores”. 

Fotos: M​oisés Catrilaf / Prensa INDAP

Autor: Rodrigo Pizarro F.

Fecha: 04/12/2017 3:00:00

compartir
 

Síguenos

 

Síguenos

Flickr

Youtube

instagram

Vimeo